La importancia de la Mente en la patología, según Hahnemann

De todas las teorías médicas que surgieron en la Edad Barroca (iatroquímica, iatromecánica, solidismo, brownismo, mesmerismo, etc.), pretendiendo sustituir a la teoría humoral de Galeno que llevaba casi 1500 años en boga, Hahnemann se alineó filosóficamente al vitalismo para crear su propia teoría.

Los iatromecánicos intentaron explicar las funciones orgánicas recurriendo a modelos físicomatemáticos como el de Galileo, o con los supuestos mecanicistas expuestos por Descartes. Los iatroquímicos, sin embargo, concibieron las funciones orgánicas como transformaciones de tipo químico en la línea de los paracelsistas. Estas mismas posturas se trasladaron a la explicación de la enfermedad. El vitalismo trató de dar respuesta a la peculiaridad de la vida en estado de salud y de enfermedad por medio de una “fuerza” o cualidad intrínseca de la materia orgánica. Pero ninguna de esas explicaciones, excepto la homeopática, dieron pie para fundar una nueva terapéutica, los tratamientos seguían siendo a base de sangrías, purgantes, eméticos, diaforéticos, polvos gástricos, etc.

Más de un siglo antes de que Sigmund Freud elaborara su teoría psicoanalítica, otorgando en ella un lugar preeminente a las relaciones entre la mente y las enfermedades aparentemente físicas, en el contexto de la medicina occidental Samuel Hahnemann ya sostenía su valor en la capacidad de desencadenar y mantener enfermedades de todo tipo, y su importancia tanto en la prevención como en el tratamiento.

Revisando la obra cumbre de Hahnemann, el Órganon del arte de curar, hemos encontrado varias consideraciones diferentes respecto a la importancia de la mente en la enfermedad.

  1. La toma en consideración y valoración del carácter mental y emocional en la investigación sobre la causa fundamental de la enfermedad, junto a la constitución física, ocupación, hábitos, etc. (§ 5), para descubrir, entre otras cosas, si subsiste alguna causa (física o mental) en la higiene de vida que esté manteniendo la enfermedad, haciendo las veces de obstáculo a la curación (§ 94, 260-nota).
  2. Y que habrá que eliminar para conseguir la curación (§ 252).
  3. Esto último implica también una labor preventiva para conservar la salud (§ 4).
  4. Y una labor terapéutica, de higiene física y mental, junto al tratamiento medicamentoso apropiado de cualquier enfermedad (§ 261).
  5. Factores mentales, además de los propiamente físicos, pueden influir en la transformación de la psora en enfermedad crónica (§ 81, nota).
  6. Enfermedades emocionales (psicológicas) de etiología, casi exclusivamente, emocional (§ 224, 225), que requerirán de tratamiento psicoterapéutico (§ 226).
  7. Enfermedades mentales (psiquiátricas), un tipo de enfermedades unilaterales, cuyo síntoma predominante pertenece a la esfera psíquica (§ 210).
  8. En todas las enfermedades físicas la mente siempre está alterada, en mayor o menor grado (§ 210), siendo uno de los síntomas más importantes a tener en cuenta (§ 211), conformando los síntomas mentales homeopáticos propiamente dichos.
  9. Esos síntomas mentales homeopáticos son los que se valoran (y se repertorizan) para encontrar el remedio más similar, siendo siempre síntomas característicos (§ 153) del enfermo, por sus modalidades o por su combinación con el resto de síntomas.
  10. Los síntomas (mentales) homeopáticos son siempre cambios perceptibles en la salud del cuerpo y de la mente (§ 6), y la única guía en el diagnóstico y el tratamiento (§ 7).
  11. Algunas personas, por su carácter, expresan los síntomas de forma especialmente exagerada; entre ellos, los hipocondriacos, los hipersensibles, los impacientes, etc. (§ 96); y también los hay, de forma contraria, que se abstienen de expresarlos (§ 97). Esa forma de expresión, si difiere de la habitual en el enfermo, puede ser en sí misma un síntoma de la totalidad característica (§ 96-nota).
  12. Por último, Hahnemann nos indica que el signo más seguro para valorar la evolución de la enfermedad, sobre todo al principio, ya sea en el sentido de mejoría o de agravación, es el estado mental y el comportamiento, que si mejora se percibe como un retorno al estado natural (§ 253).

La Importancia del Órganon de Hahnemann

Por desgracia, es un hecho triste, que la mayoría de los homeópatas no están familiarizados con el Órganon (1) de Hahnemann. Sin embargo, no hay duda de que esta es la obra más importante sobre el tema, proporcionando la misma, la base sobre la cual un verdadero estudio en profundidad de su único principio de base (Similia) y su aplicación, deberían comenzar. Este Órganon que continua en gran parte sin estudiar y aún ignorado, revela la real agnosia de las instituciones y profesores encargados de la formación de las futuras generaciones de homeópatas.

Este corto artículo trata de alentar a aquellos que todavía sienten la llama de la convicción de la homeopatía ortodoxa(2), a volver a la más básica fuente, a hacerlo de manera seria y continuada y darse cuenta de su incomparable genialidad.

El mismo Hahnemann estaba muy irritado con aquellos que eran muy perezosos para seguir cuidadosamente sus indicaciones en el Órganon. El escribe (4):

Muchas personas de mi entorno, medio convertidas a la homeopatía, me pidieron que publicara todavía más exactas indicaciones sobre cómo esta doctrina debería ser aplicada actualmente en la práctica y como deberíamos proceder. Estoy atónito que luego de las indicaciones particulares contenidas en el Órganon de la Medicina, mas instrucciones puedan ser necesitadas.

También preguntan: “ ¿cómo debemos examinar la enfermedad en cada caso particular? Como si estas indicaciones no hubiesen sido halladas en el mencionado libro.

CMF von Bönninghausen, el más respetado,  confiable estudiante y colega de Hahnemann, declaro lo siguiente respecto a la desatención general del Órganon: (5)

Actualmente parece ser una rareza y una excepción cuando cualquier homeópata todavía consulta el Órganon del arte de curar. Y conozco muchos que no lo tienen o que no lo han leído. Y es indiscutible que es la base del arte de curar homeopático, además de los valiosos granos oro que encierran en su interior con cada lectura de este extraordinario libro, sobre todo cuando se lee por los médicos homeópatas de mayor práctica o experiencia, siempre una nueva inteligente e importante indicación es adquirida, por lo que esta desatención no puede ser fuertemente reprobada.

J.T. Kent nos da los siguientes comentarios sobre este tópico: (6)

Para aprender materia medica, uno debería dominar el órganon de Hahnemann, después de la sintomatología y un completo repertorio, debería ser el libro de constante referencia, si se quiere mantener y lograr una cuidadosa prescripción homeopática.

A.Mc.Neil de San Francisco, en su artículo, La librería Homeopática, correctamente nos da el siguiente consejo: (7):

Me referiré a las obras relacionadas con el tratamiento de los pacientes. Los fundamentos sobre los cual descansa la terapéutica homeopática es el Órganon. Estudiarlo frecuentemente y a fondo. El gran Adolph Lippe hizo la regla de leerlo una vez al año y cada vez que lo hizo descubrió algo que no había observado antes. Aquella sección que describe el examen de los  pacientes, debería ser especialmente mas estudiada, ya que de sus repertorios y materias médicas podrán aprovechar poco si no examinan sus  pacientes como el enseña.

Un conocimiento exhaustivo de los principios fundamentales de la homeopatía es en realidad esencial para la eficiente aplicación en cada uno y cualquier caso de enfermedad. Después de todo el único punto  de distinción entre la medicina Homeopática y las otras terapias, es su base filosófica y práctica sobre los similares. Pero, cómo estudiamos el órganon?. Es interesante leer sobre personas que fueron autodidactas en este aspecto.

Demos un vistazo, respecto del Dr.JN Kanjilal, que aprendió el mismo homeopatía (después de su formación alopática), ya que proporciona pautas interesantes para aquellos de nosotros en una situación similar, donde (al menos en la actualidad) un capacitación completa, apropiada  y de alto nivel institucional no está disponible. El Dr Kanjilal tiene muy bien establecido el método que el mismo utilizó para auto enseñarse homeopatía y ofrece los siguientes consejos relacionados con el estudio del Órganon: (8)

“En la primera lectura, cada palabra de cada parágrafo con sus pies de notas deben ser leídas cuidadosamente, con meticulosa atención de las comas, punto y comas, etc., como también los paréntesis.  Nunca quedar satisfechos hasta que el total significado del parágrafo, con su lógica y connotación quede totalmente claro. En esta lectura, por supuesto, todo el libro, desde el título, hasta la última línea del apéndice debe ser leído.”

“En la segunda leída, cada parágrafo, debería ser leído en el contexto de todo el Órganon, incluyendo el apéndice como el de la 5ta edición, traducido por Dudgeon. Antes de empezar la segunda lectura una exhaustiva lectura de los contenidos del mismo libro, como la que esta después del prefacio de la 5ta edición, debería ser hecha. Esto nos será de gran ayuda en la formación de una idea de los arreglos de los diferentes temas impartidos en el libro. Después de esto, mientras leemos cualquier parágrafo, todos los parágrafos relacionados con cualquiera de los puntos del parágrafo deberían ser relacionados. Por ejemplo: *“la frase circunstancias accesorias en los parágrafos 5, 7 y 9; síntomas accesorios del remedio en el parágrafo 163, 167,180 y 181; síntomas accesorios de la enfermedad en los parágrafos, 5, 7 y 95; y así sucesivamente. Todos estos grupos de parágrafos deben ser leídos juntos, de ese modo el total sentido del tema es comprendido con claridad.”

“Después de esas dos lecturas personales, el libro debería ser leído en un círculo de amigos y colegas que hayan leído mínimamente dos veces el libro. Cada miembro del círculo de estudio debería tratar de explicar que capto de cada parágrafo según su lógica y entendimiento. De esta manera, del debate mutuo, todos los puntos se volverán más y más claros y más profundamente comprendidos.”

*Estas referencias no son del todo literal, más bien, son más contextuales, la mayoría de las referencias sólo se ocupan de los temas básicos en lugar de utilizar la frase exacta como lo sugiere Kanjilal. Por lo tanto, § § 5, 7, 94 sólo se refieren a circunstancias accesorias, § § 163, 167, 180, 181 sólo se refieren a síntomas accesorios del recurso, § § 5, 7, 95, sólo se refieren a los síntomas de la enfermedad de accesorios [G.D.]

Déjenme aclarar el punto de que el Órganon de Hahnemann no es solo un pequeño libro de filosofía sino un tratado en la aplicación del razonamiento científico a la práctica de la medicina, como podemos leer en el siguiente sumario de B.K. Sarkar (9)

“El Órganon de Hahnemann, es una crítica a la  filosofía médica subyacente del arte de la medicina. Un estudio analítico de Órganon, así como el de la historia de la Homeopatía y la historia de vida de su fundador, muestran claramente que la Homeopatía es un producto de la lógica inductiva aplicada a la asignatura de la Medicina. De hecho, es el primero, así como uno de los más brillantes ejemplos de la aplicación del método inductivo de razonamiento para la solución de uno de los grandes problemas de la humanidad, a saber., el tratamiento y cura de la enfermedad. ”

Desde los comienzos de mi conocimientos con la homeopatía (1977), hice el tema del órganon mi objetivo, ya que, como yo lo entendía, los puntos de vista de Hahnemann, pudieron determinarse con mayor precisión a partir de Hahnemann mismo, incluso teniendo en cuenta las dificultades de la traducción. A través de mi estudio del órganon, he escuchado  muchos de mis estudiantes lamentarse de las dificultades del lenguaje, y yo, por supuesto, les asegure que el estudio se vuelve más y más fácil a medida que lo consultamos y lo leemos atentamente. También debo señalar que cuando mis estudiantes comenzaron a profundizar el estudio de MMP de Hahnemann y las Enfermedades Crónicas (EC), rápidamente se dieron cuenta y lo remarcaron, que el Órganon es fácil de leer en comparación con MMP y EC”

Más adelante en mi propia experiencia, diría que no es posible apreciar la profundidad e implicancia del Órganon de Hahnemann sin estudiar los otros escritos disponibles, desde donde el Órganon se desarrollo (especialmente: Ensayo de un nuevo principio, Esculapio en la balanza, Medicina de la experiencia, El observador médico) y que fueran traducidos al ingles y compilados bajo el inadecuado volumen llamado “Escritos menores de Sammuel Hahnemann”(EMH)

No debe asumirse que el Órganon es simplemente un tratado teórico, en realidad es la destilación de los constantes pensamientos y significantes experiencias en la práctica de la medicina, e una expresión muy condensada de una aplicación metódica y práctica del descubrimiento de un principio terapéutico individual y general (similares) a la situación clínica con el propósito específico de curar a los enfermos, en la manera más simple, más suave y fiable.(11). Bönninghausen claramente entendió esto, y a través del estudio constante, logró tal maestría del arte y tal grado de confianza de Hahnemann, que Hahnemann hizo la siguiente declaración: (12)

“….Baron von Bönninghausen of Münster ha estudiado y captado mi sistema homeopático de tratamiento tan completamente que como homeópata  merece que se le dé plena confianza, y si yo cayera enfermo y no pudiera ayudarme a mí mismo, no me encomendaría a ningún otro médico.”

Por último,  recomiendo esta obra al estudio de todos los homeópatas, tanto estudiantes como maestros, y también sugerir que nunca es tarde para volver a sus páginas, para estudiar y examinar cada parágrafo con cuidado,  en el contexto de lo que Hahnemann había escrito tempranamente (13) (EMH), y recuerden que Bönninghausen tenía 43 años de edad cuando  llevo a cabo su  estudio, y vean lo mucho que ha realizado!

 

Notas y referencias

  1. Hahnemann, S.: Organon der Heilkunst, 6. Auflage (1842), edited by J.M.Schmidt, Haug, Heidelberg, 1996. English title: Organon of Medicine, sixth edition (1842) annotations translated W.Boericke (1921); fifth edition text translated by R.E.Dudgeon (1893).
  1. By ‘agnosy’ (Gr. α [lack of]; γνώση [gnosis = knowledge]) I refer to a lack of knowledge or familiarity.
  2. I use the term orthodox, from the Greek, ορθόδοξος (orthodoxos) in its strict sense, to mean upright or correct, and in reference to Homoeopathy proper, i.e., practiced in strict accord with the observation of Similia Similibus Curantur as the immutable therapeutic law of nature.
  1. Hahnemann, S.: Materia Medica Pura, B.Jain, New Delhi, vol.1, Preamble (1833).
  2. Bönninghausen,CMF.: Typhoid Fever and High Potencies (1853), in The Lesser Writings of C.M.F. von Bönninghausen, compiled by T.L.Bradford (1908) from the German translations by L.H.Tafel; First Indian edition, 1979, B.Jain, p.23 footnote.
  1. Kent, J.T.: Lectures on Homoeopathic Materia Medica, 2nd edition (1911), 1989 Reprint edition, Jain, New Delhi, p.12, Preface.
  2. McNeil, A.: The Homoeopathic Library, talk presented at the seventeenth annual session the International Hahnemannian Association (IHA), Glenn Summit, Philadelphia, June 24-25, 1896, in Transactions of the IHA.
  1. Kanjilal, J.N.: Writings on Homoeopathy, 2 vols., Das, Calcutta, 1977, vol.1, pp.255 – 256.
  2. Sarkar, B.K.: Essays on Homoeopathy, Hahnemann Publishing Company, Calcutta, 1968, p.459
  3. MMP and CD also become much easier with familiarity and study.
  4. Refer Hahnemann’s Organon of Medicine, 6th edition, §§1,2.
  5. Haehl, R.: Samuel Hahnemann, His Life and Work, 1922, 2 volumes, Indian edition, BJain, New Delhi, 1985, vol.2, p.483.
  6. Sarkar, B.K.: op. cit., p.461: “The longer one can look back, the further one can look forward. The past supplies the key to the present and the future…In order to grasp fully the significance of the principles of Homoeopathy a student should possess the knowledge of the state of affairs in the medical world when Hahnemann appeared on the scene. In order to enter the mind of Hahnemann when he was a homoeopath in the making, a student should be acquainted with the original writings of Hahnemann which may be taken as precursors to his immortal work Organon…These writings should serve as a good introduction to the study of Organon and should go a great way to rouse the critical faculty of a homoeopathic medical student.”

 

Autor: George Dimitriadis
Traductor: Dr. Martin Ahumada
Fuente: Homeopatía Tucumán

Historia del Repertorio de Boenninghausen

Boenninghausen fue el 3er. autor relevante que preparó un Repertorio.

Anteriormente, el propio Hahnemann realizó a mano dos “diccionarios de síntomas” en latín, en 1805; también utilizó la copia a mano del repertorio de Jahr, y después el de Boenninghausen. Posteriormente, Ruckark (1822-1830) realizó otro repertorio manuscrito, encargado por Hahnemann. Hahnemann parece ser que no quedó satisfecho con el repertorio que encargó a su jóvenes alumnos Ruckark y Jahr.

Weber, en 1830,  compiló un repertorio en alemán.

Boenninghausen redactó tres repertorios sucesivos:

– el primero, Repertorio de Medicamentos Antipsóricos (1832), fue el primer repertorio homeopático publicado (en alemán), con prefacio de Hahnemann (la referencia en la nota al pie del parágrafo §153 de la 5ª edición del Órganon se refiere a éste);

-luego realizó el Repertorio de Medicamentos no antipsóricos (1835);

-y, por último, por consejo del propio Hahnemann, agrupó los dos repertorios anteriores en uno, el Manual terapéutico para médicos homeópatas [Boenninghausen Theurapeutische Taschenbook] (1846), que incluía también La Relación relativa de los medicamentos homeopáticos (1836), conocido posteriormente en su versión inglesa como el Therapeutic Pocket Book. Contiene 125 remedios.

La primera traducción inglesa fidedigna la realizó Johann Ernst Staff en el mismo año 1846 en que se editó la obra original alemana, aunque se publicó algo más tarde en los Archiv für die homöopathische Heilkunst.

El repertorio de Boenninghausen tuvo una sola edición en francés (1846), traducido por el Dr. D. Roth.; una nueva reedición de esta misma traducción no se realizó hasta 1976. Esta nueva edición francesa es la única traducida al español, publicada en México (1993).

En los Estados Unidos, el repertorio de Boenninghausen, el Boenninghausen’s Therapeutic Pocket Book (llamado abreviadamente “Pocket book”) fue objeto de cinco ediciones, pero ya en el siglo XX, en traducciones de H. Okie, J. Hempel y Timothy F. Allen (1935), el célebre autor de la Enciclopedia de la Materia Médica Homeopática en diez volúmenes. Allen reorganizó el repertorio de Boenninghausen, añadió muchos medicamentos [el ‘Libro de bolsillo ó Manual Terapéutico de Boenninghausen’ de Allen incluía 342 remedios. Allen añadió 220 remedios, pero eliminó 4, Angustura y los tres remedios magnéticos –Magnetis poli ambo, Magnetos polus arcticus y Magnetos polus australis-), de manera que prácticamente creó un libro distinto al original. Las rúbricas de este repertorio de referencia fueron incorporadas en las posteriores ediciones del repertorio de Kent.

También aparecieron dos ediciones inglesas. La 5ª edición americana y última de la traducción de T. Allen (1935), cuyo título traducido al castellano sería: “Los Principios y la Practicabilidad del Manual terapéutico de bolsillo de Boenninghausen para médicos homeópatas para su uso en la cabecera del enfermo y en el estudio de la Materia Médica”, fue prologada y corregida por H. A. Roberts y Annie C. Wilson, ya que la original de Allen tenía muchos errores de traducción; leyendo el prólogo nos podemos hacer una pequeña idea de la filosofía que existe detrás del repertorio de Boenninghausen, aunque dichos autores no la acabaron de entender, habiendo confesado ellos mismos no haber podido contrastar la obra de Allen con el original alemán.

Este repertorio ha sido traducido de nuevo en tiempos más recientes (al inglés y al español) del alemán original, revisado y rehabilitado por varios autores contemporáneos, en versiones digitales y también papel.

Hahnemann aprobó totalmente el repertorio de Boenninghausen, que además parece ser que utilizó en su práctica profesional, tal como queda reflejado en el elogio explícito que hizo de él (en la nota al pie del §153 de su magna obra el Órganon del Arte de Curar).

El Manual terapéutico para médicos homeópatas de Boenninghausen era el repertorio más usado a finales del siglo XIX, pero fue cayendo en desuso a raíz de la popularidad del repertorio de Kent, aunque el mismo Kent reconoció haberlo usado.

Jahr, tras Hahnemann, fue el 2º autor relevante en preparar un repertorio, aunque se editó posteriormente al de Boenninghausen. Le llamó Repertorio alfabético-sistemático de la Materia Médica Homeopática (1835), siendo supervisado por Hahnemann, y realizado a partir de los dos repertorios de Boenninghausen, pero introduciendo 8000 errores, que fue publicado por Hering, con una revisión posterior que introdujo todavía más errores.

Hering realizó el 1er. repertorio publicado en inglés: Repertorio analítico de los síntomas de la Mente (1838), basado en el repertorio de Boenninghausen, revisado, corregido y evitando el exceso de generalización.

Más tarde, Constantine Lippe hizo el Repertorio de los síntomas más característicos de la Materia Médica (1880), basado en los Síntomas Guía de Hering, en el repertorio de Boenninghausen y otros; y fue muy usado por Kent para elaborar el suyo.

Hay otro repertorio de Boenninghausen, que muchas veces se confunde con el original por el nombre que le puso su autor, Boger, que lo llamó Boenninghausen’s Characteristics and Repertory (Los característicos y el repertorio de Boenninghausen) (1905), incluyendo en un volumen todas las obras maestras de Boenninghausen, en especial todas las referencias relativas al repertorio. Boger previamente había traducido el primer repertorio de Boenninghausen sobre los medicamentos anti-psóricos en 1900.

Del repertorio de Kent, el Repertorio de la Materia Médica Homeopática, se sucedieron 6 ediciones: 1ªed. (1897), 2ªed. (1908), 3ªed. (1924), 4ªed. (1935), 5ªed. (1945), 6ªed. (1957); la 3ª edición fue la última manuscrita por Kent mismo y la de mejor calidad; las tres siguientes, editadas por sus seguidores y su mujer incorporan pocas variaciones. Después de estas ediciones americanas, se editaron varias ediciones en la India (1961), que contienen muchos errores. Kent siguió el esquema del repertorio de Lippe. Agrupó todos los repertorios anteriores, sin revisarlos, incluyendo el Therapeutic Book de Boenninghausen y el de Boger. Las rúbricas generales de Kent son las de los dos tomos de Boenninghausen, añadiendo después el resto de información para crear las subrúbricas. Contiene 591 medicamentos.

Las tres obras que hemos comentado sobre el repertorio de Boenninghausen (la original de Boenninghausen –Theurapeutische Taschenbook-, la traducción inglesa de Allen –Pocket Book- y la compilación en inglés de Boger –Boenninghausen’s Characteristics and Repertory-), que aparentemente pueden confundirse como la misma obra, incluso con añadidos a la obra original en las versiones inglesas para enriquecerla, son en realidad tres obras radicalmente distintas.

El tipo de información y la forma en que está estructurada en cada uno de esos tres repertorios hace que su uso no conduzca necesariamente al mismo resultado. Para el uso de cada repertorio se precisa seguir una determinada metodología, no siendo la misma para todos ellos, aunque aparentemente tengan información similar.

Por un lado, en revisiones minuciosas se han podido constatar los errores y las variaciones de las rúbricas del repertorio de Boenninghausen a los posteriores (Boger, Kent y Allen).

Por otro lado, hay autores, entre ellos Gary Weaver y George Dimitriadis, que mantienen que sólo la obra original de Boenninghausen representa en su conjunto su manera especial de tomar el caso y analizarlo, habiendo perdido las otras dos el referente filosófico con que Boenninghausen elaboró su repertorio, siendo la única de utilidad práctica para encontrar con mayor facilidad el remedio más similar a cada caso.

Lista de substancias experimentadas por Hahnemann (87) clasificadas por reinos

                R. mineral                                       R. vegetal                                 R. animal

                Alumina           Aconitum napellus
           Sepia officinalis
 Ammonium carbonicum          Agaricus muscarius              Spongia tosta
 Ammonium muriaticum       Anacardium orientale  
   Antimonium crudum           Arnica montana
     Argentum metallicum              Belladonna
       Arsenicum album              Bryonia alba
        Aurum metallicum           Cannabis sativa
        Baryta carbonica         Capsicum annuum  
          Bismuthum-sn.             Chamomilla
     (Calcarea carbonica)
          Calcarea carbonica
      Camphora officinalis
       (Carbo animalis)
              Carbo animalis
      (Carbo vegetabilis)
        Carbo vegetabilis
            Causticum           China officinalis
     Cuprum metallicum            Cicuta virosa
       Ferrum metallicum           Cina maritima
              Graphites          Clematis erecta
         Hepar sulphur          Cocculus indicus
               Iodium            Coffea cruda
       Kalium carbonicum             Colocynthis
      Magnetis poli ambo         Conium maculatum
 Magnesium carbonicum      Cyclamen europaeum
  Magnesium muriaticum         Digitalis purpurea
           Manganum-act.         Drosera rotundifolia
        Mercurius solubilis                Dulcamara
         Muriaticum acidum        Euphrasia officinalis
       Natrium carbonicum          Guajacum officinale
       Natrium muriaticum          Helleborus niger
           Nitricum acidum           Hyoscyamus niger
         Kalium nitricum             Ignatia amara
             Petroleum              Ipecacuanha
             Phosphorus            Ledum palustre
    Phosphoricum acidum      Lycopodium clavatum
     Platinum metallicum              Mezereum
             Silicea terra               Moschus
       Stannum metallicum            Nux vomica
               Sulphur               Oleander
       Sulphuricum acidum                Opium
         Zincum metallicum          Pulsatilla pratensis
           Rheum palmatum
        Rhus toxicodendron
           Ruta graveolens
             Sambucus nigra
     Sarsaparilla officinalis
           Squilla maritima
          Spigelia anthelmia
           Staphysagria
             Stramonium
      Taraxacum officinale
         Thuja occidentalis
            Veratrum album
36 ó 39 remedios minerales 46 ó 47 remedios vegetales 2 ó 4 remedios animales

Reflexiones a propósito de los seminarios del Dr. Gary Weaver en Sevilla sobre la metodología de Hahnemann y Boenninghausen

A primeros de diciembre del año pasado hemos tenido la oportunidad aquí en Sevilla de recibir un curso de clínica con el Dr. Gary Weaver, al cual ya conocíamos por haber impartido meses antes un curso en Sevilla sobre la metodología de trabajo de Boenninghausen basada en la obra de Hahnemann.

Si ya el primer curso me resultó muy interesante, este último ha sido para mi clarificador de cómo aplicar el método en la práctica con casos reales tomados de la propia clínica diaria.

Yo, como casi todos mis compañeros homeópatas de por aquí, hemos sido formados en la homeopatía kentiana, con todo lo que ello supone en cuanto a la toma de historia clínica, valoración de síntomas, jerarquización de los mismos, y repertorización del caso, y en último extremo aplicación de “aquello que debe ser curado” en cada paciente en particular.

El motivo de acercarme al método de Boenninghausen ha sido debido a un par de motivaciones, la primera de ellas, la insatisfacción en el resultado clínico de la aplicación de la visión kentiana, sin lugar a dudas que personalmente creo haber ayudado a muchos pacientes a lo largo de mi historial médico durante todos estos años, no obstante, no estaba en el fondo totalmente satisfecho con los resultados que iba obteniendo y no creo que fuera por falta de estudio y dedicación, sentía que había algo que no encajaba del todo con lo que hasta ahora venía practicando; la segunda motivación, y no menos importante, es la complicación que suponía el método kentiano de trabajar a la hora del abordaje clínico de los paciente y el terreno tan inseguro en el que nos vemos cuando le damos el mayor valor jerárquico a los síntomas mentales, consecuencia de ello era la “psicologización” desmesurada en la que convertíamos nuestras historias clínicas.

El método de Boenninghausen, tal y como nos lo ha explicado el Dr. Gary, para mí ha representado una vuelta a la “cordura” dentro de la homeopatía clásica, un retorno a las fuentes hahnemanianas más puras, sobre todo hoy en día donde las nuevas corrientes llamadas homeopáticas están alejándose del verdadero espíritu de la homeopatía clásica incursionándose en terrenos más propios de la metafísica y la elucubración que de la propia medicina racional que nos trajo Hahnemann.

El método de Boenninghausen me llama la atención por su simplicidad, su eficacia y su coherencia con la homeopatía hahnemanniana, y los dos seminarios, uno práctico y otro teórico del Dr. Gary, me han servido para aprender el “a,b,c” de esta nueva, pero vieja forma de hacer homeopatía, reconozco que nos queda un largo y arduo camino por delante para familiarizarnos con el mismo, con su forma de tomar la historia clínica, su jerarquización sintomatológica, su repertorio, etc, pero lo importante, y creo que es un sentir, que compartimos varios médicos de aquí, es que nos encontramos en el camino correcto, en el camino que Hahnemann y su mejor discípulo Boenninghausen desarrollaron.

Si estas reflexiones personales sirven para que otros médicos homeópatas se adentren en este método, me daría por ello satisfecho y animo desde ya a que otros colegas “recuperen” el verdadero rigor en la aplicación de la homeopatía siguiendo la metodología de trabajo propuesta por Boenninghausen. Y ceo también que es justo de reconocer la labor del Dr. Gary de recuperar esta homeopatía hahnemanniana en un mundo homeopático que va en un sentido diametralmente opuesto, su labor espero tenga sus frutos en el futuro de nuestra homeopatía.

Autor: Dr. Manuel Gutiérrez Ontiveros. Médico Homeópata.

Fuente: The Institute for Homoeopathic Medicine

RÚBRICAS DEL BOENNINGHAUSEN REPERTORY DIFÍCILES DE LOCALIZAR

440px-Therapeutic_Pocket-Book_For_Homeopathic_Physicians-Therapeutisches_Taschenbuch_für_homöopatische_Aerzte

Rúbricas mentales / Rúbricas generales/patologías / Rúbricas de la piel

Hay rúbricas mentales en:

Mind:

Disposition (+) [1]

– Intellect (+) [18]: – Comprehension (+)

– Memory (+)

Sensory

– Mente:

– Disposición () [1]

– Intelecto () [18]: – Comprensión ()

– Memoria ()

– Sensorial

–  Sensations and Complaints  – Generalities:

– Carried, Desires to be (in Children) [1112]

– Contentment (Satisfaction), sensation of [779]

– Fastidiousness (Easily Disgusted) [1158]

– Gestures (Catching, Snatching, Grasping) at Air with Hands [905]

– Grasping (Clutching, Griping, Squeezing, etc.) [894]

– Hypochondriacal (Hysterical) [915]

– Looked at, Does not Want to be [759]

– Nervous Excitation (Nervous System) [767]

– Neurasthenia (Nervous Weakness) [989]

– Sensory Perceptions (Touch), Illusions of [881]

– Starting (as from a Sudden Fright), body or part of body [1194]

– Washing, Dread (Aversion) to [1151]

Sensaciones y Quejas – Generalidades:

– Llevado, Deseos de ser (en Niños) [1112]

– Alegría (Satisfacción), sensación de [779]

– Fastidio (Fácilmente Disgustado) [1158]

– Gestos (Cogiendo, Arrebata, Agarrando) en el aire con las manos [ 905]

– Aprieta (Agarra, Se quejar, pellizca, etc.) [894]

– Hipocondriaco (Histérico) [915]

– Mirado, no Quiere ser [759]

– Excitación Nerviosa (Sistema Nervioso) [767]

– Neurastenia (Debilidad Nerviosa) [989]

– Percepciones sensorias (Tocado), Ilusiones [de 881]

– Sobresalto (como por un Miedo Repentino), cuerpo o parte de cuerpo [1194]

– Lavado, Temor (Aversión) a [1151]

 

Aggravation – Influences on Mind and Emotions [2316]

– Anger (Wrath) [2336]

– Annoyance (Vexation) (+) [2317]

– Contradiction (being Contradicted) [2335]

– Fright (Anxiety, Fear) [2332]

– Grief (Sadness, Sorrow) [2329]

– Jealousy [2325]

– Mortification (Offenses, Insults, Hurt Feelings) [2330]

– Overexcessive Joy (Happiness) [2327]

– Reproaches (Accusations) [2334]

– Rudeness (Bad Behavior) of Others [2333]

– Unhappy Love [2331]

-Agravación – influencias en la mente y las emociones [2316] –

– Cólera (Ira) [2336]

– Molestia (Disgusto) () [2317]

– Contradicción (Contradicha) [2335]

– Susto (Ansiedad, Miedo) [2332]

– Duelo (Tristeza, Pena) [2329]

– Celos [2325]

– Mortification (Ofensas, Insultos, sentimientos heridos) [2330]

– Alegría sobreexcesiva (Felicidad) [2327]

– Reproches (Acusaciones) [2334]

– Grosería (Comportamiento Malo) de Otros [2333]

– Amor infeliz [2331]

Aggravation – Situation and Circumstance:

– Alone, Being [2172]

– Company of People [2422]

– Concentration, Absence of [2191]

– Consoled (Sympathy) by Others [2734]

– Contradiction, Intolerant of (Being Contradicted) [2715]

– Darkness, in [2254]

– Emotional excitation (Stirring up of Emotions), Stories and Conversations Affect Profoundly    [2277]

– Exertion – Mental [2181]

– Half Conscious, When [2229]

– Idle, Being (Not Working, Holidays, etc.) [2535]

– Laughing [2492]

– Memory, Exertion of [2305]

– Music [2538]

– Night Reveling (Parties, Late Nights, etc.) [2540]

– Organ, Music of [2557]

– People, Company of, Strangers [2298]

– Piano, Playing [2472]

– Reading [2498]

– Singing (+): – after [2624]

– Speaking (Talking) (+): – Unpleasant Things, about [2638]

– Thinking about his Condition [2249]

– Vaults (Churches, Cellars) [2425]

– Violin, Playing [2692]

– Weeping (Crying) [2710]

– Writing, During [2599]

– Agravación – Situación y Circunstancia:

– Solo, Estando [2172]

– Compañía de la Gente [2422]

– Concentración, Falta de [2191]

– Consolado (Compasión) por Otros [2734]

– Contradicción, Intolerante (de ser Contradicho) [2715]

– Oscuridad, en [2254]

– Excitación emocional (agitación de las emociones), Cuentos y Conversaciones afectar profundamente [2277]

– Esfuerzo – Mental [2181]

– Medio Consciente, Cuando [2229]

– Ocioso, estando (sin trabajar, Vacaciones, etc.) [2535]

– Riéndose [2492]

– Memoria, Esfuerzo [de 2305]

– Música [2538]

– Noche Yendo de juerga (Partis, Veladas, etc.) [2540]

– Órgano, Música [de 2557]

– Gente, Personas,  Compañía de, Extraños [2298]

– Piano, Tocando [2472]

– Lectura [2498]

– Canto (): – después [2624]

– Hablar (de Conversación) (): – Cosas Desagradables, de [2638]

– Pensando en su Condición [2249]

– Bóvedas (Iglesias, Sótanos) [2425]

– Violín, Jugando [2692]

– Lloroso (Llanto) [2710]

– Escritura, Durante [2599]

Amelioration – Situation and Circumstance:

– Carried, Being (the Child in Arms) [2915]

– Company of People [= Agg  Alone, Being] [2828]

– Darkness, in [2783]

– Exertion – Mental [2740]

– Focusing (Thinking) Complaint (Disease) about [2747]

– Mesmerism (Animal Magnetism) [2872]

– Reading [2858]

– Solitude (being Alone), while [2786]

– Speaking (Talking) [2906]

– Thinking about his Condition [= Focusing (Thinking) Complaint (Disease) about] [2779]

– Weeping (Crying) [2931]

– Writing, While [2891]

– Mejoría – Situación y Circunstancia:

– Llevado, Siendo (el niño en brazos) [2915]

– Compañía de Personas [Agg solo, estar] [2828]

– Oscuridad, en [2783]

– Esfuerzo – Mental [2740]

– Centrarse (Pensamiento) Queja (Enfermedades) sobre [2747]

– Mesmerismo (Magnetismo Animal) [2872]

– Lectura [2858]

– Soledad (estar solo), mientras que [2786]

– Hablar (Conversación) [2906]

– Pensando en su condición [Centrarse (Pensamiento) Queja (Enfermedades) sobre] [2779]

– Lloroso (Llanto) [2931]

– Escritura, Mientras [2891]

Hay rúbricas generales/patologías en:

Sensations and Complaints – Bones:

– Caries (Suppuration, Ulceration) [1279]

– Curvature [1299]

– Healing Slow, Fractures of [1285]

– Necrosis (Gangrene) [1274]

– Porosity (Loss of Density) [1270]

– Sensitivity Increased [1281]

– Swelling (Tumor) [1291]

Sensaciones y Quejas – Huesos:

– Caries (Supuración, Ulceración) [1279]

– Encorvamiento [1299]

– Curación Lenta, Fracturas [de 1285]

– Necrosis (Gangrena) [1274]

– Porosidad (Pérdida de Densidad) [1270]

– Sensibilidad Aumentada [1281]

– Hinchazón (de Tumor) [1291]

Sensations and Complaints – Generalities:

– Apoplexy (Stroke) [1051]

– Catch Cold, Disposition to, Easily [1134]

– Chlorosis (Anemia) [794]

– Contusions (Results of Blunt Trauma/Blow, etc.) [1006]

– Cyanosis [793]

– Dislocations (Sprains) [1140] – Easy (Disposition to) [1136]

– Edema (+)

– Emaciation (Extreme Loss of Subcutaneous Fat, Muscle and Tissue) [738]

– Epilepsy [860]

– Faintness (Fainting, Swooning) [990]

– Fall Down, Easy (Disposition to) [859]

– Frostbite (Frozen) parts [849]

– Gout-like (Rheumatic, Arthritic) (+)

– Gouty (Arthritic, Rheumatic) Nodes [891]

– Growing pains [1147]

– Hydrophobia (Rabies), Water, Fear of [1152]

– Indentations in Skin (Deep Impressions) Instruments, Tools from [834]

– Injury from Lifting, Easy (Disposition to) [1133]

– Jaundice [882]

– Lie Down, Desire to [974]

– Movement – Aversion to [790]; – Constant; – Convulsive; – Desire for; – Difficult; – Immobility

– Muscles – Relaxation (Firmness, lack of) [981]

– Obesity (becoming Overweight) [867]

– One-sided Complaints [900] – Crosswise (Diagonal); – Left side; – Right side

– Paleness of parts Usually Red [1159]

– Paralysis (+)

– Plethora (Fullness of Blood) [796]

– Polyps [996]

– Quivering (Trembling, Shaking with a slight Rapid Motion) (+): – Inner parts [869]

– Reactivity – Decreased [1037]; – Excessive

– Receding (Retraction), Soft parts (for example Gums Receding from Teeth) [1191]

– Relaxation, Body of [743]

– Restlessness of body [1123]

– Scurvy [1070]

– Sensitivity Increased (+): – Inner parts [842]

– Sensitivity Reduced (Numbness, Painlessness) [877]

– Shrinking (Shriveling) [103]

– Sit, Tendency (Desire) to [1069]

– Staggering, Walk [1111]

– Stiffness (Rigidity) of Joints causing Clumsiness (Awkwardness) of Limbs [1122]

– Stiffness (Rigidity, Torpor) [854]

– Swelling (Tumor, Growth) [885]

– Tetanus [1077]

– Tuberculosis (Phtisis, Consumption) [1067]

– Twitchings (Jerking) [1189]

– Veins – Network (Spider Veins, like Marble) [751]; – Swelling (Distention) [745]; – Varices         (varicose) [750]

– Weakness (Loss of Strength, Infirmity, Lassitude) [950]

Sensaciones y Quejas – Generalidades:

– Apoplejía (Golpe) [1051]

– Coger frío, Disposición a, Fácilmente [1134]

– Clorosis (Anemia) [794]

– Contusiones (Resultados de Trauma/Golpe Embotado, etc.) [1006]

– Cyanosis [793]

– Dislocaciones (Esguinces) [1140] – Fácil (Disposición a) [1136]

– Edema ()

– Demacración (Pérdida Extrema de Grasa Subcutánea, Músculo y Tejido) [738]

– Epilepsia [860]

– Debilidad (Desmayo, Desvanecimiento) [990]

– Caer, Fáciles (Disposición a) [859]

– Congelación partes (Congeladas) [849]

– Parecido a una gota (Reumático, Artrítico) ()

– Gotoso (Artrítico, Reumático) Nodos [891]

– Dolores del crecimiento [1147]

– Hidrofobia (Rabia), agua, miedo de [de 1152]

– hendiduras en la piel (profundas impresiones) instrumentos, herramientas de [834]

– Lesiones por elevación, Fácil (Disposición a) [1133]- Ictericia [882]

– Acostar, Deseo [a 974]

– movimiento – aversión a [790]; -Constante; -Convulsivo; -Deseo -Difícil; -Inmovilidad

– músculos – relajación (firmeza, falta de) [981]

– Obesidad (Sobrepeso) [867]

– Quejas unilaterales [900] – de Través (Diagonal); – Izquierda; – Derecha

– Palidez de partes Por lo general Rojas [1159]

– Parálisis ()

– Plétora (Plenitud de Sangre) [796]

– Pólipos [996]

– Temblor (Temblor, que Tiembla con un Movimiento Rápido leve) (): – partes Interiores [869]

– Reactividad – Disminuida [1037]; – Excesivo

– Retrocediendo (Retractación), partes blandas (por ejemplo las encías se retrain de los dientes) [ 1191] –

– Relajación, Cuerpo [de 743]

– Agitación (inquietud) del cuerpo [1123]

– Escorbuto [1070]

– Sensibilidad Aumentada (): – partes Interiores [842]

– Sensibilidad Reducida (Entumecimiento, Indoloro) [877]

– Encogimiento, Reducción (marchitamiento) [ 103]]

– Sentarse, Tendencia (Deseo) [ 1069]

– tambaleándose, caminar [1111]

– rigidez (rigidez) de las articulaciones causando torpeza (torpeza) de las extremidades [1122]]

– rigidez (rigidez, adormecimiento) [854]

-hinchazón (Tumor, crecimiento) [885]

– Tétanos [1077]

– Tuberculosis (Phtisis, Consumcion) [1067]

– espasmo (sacudidas) [1189]

– venas – red (arañas vasculares, como mármol) [751];

-Hinchazón (distensión) [745]

– Varices (varicoso) [750]

– debilidad (pérdida de fuerza, debilidad, cansancio) [950] 

 

Sensations and Complaints – Glands:

– Suppuration [1217]

– Swelling (Tumor, Growth) [1226]

– Ulcers [1222] – Cancerous [1224]

Sensaciones y Quejas – Glándulas/Ganglios

– Supuración [1217]

– Inflamación (Tumor, Crecimiento) [1226]

– Úlceras [1222] – canceroso [1224]

Las rúbricas de la piel aparecen en:

 

Sensations and Complaints – Skin and Outer parts:

  • Eruptions in general (+) [1348]
  • Growths (+): – (Naevus) [1477]; – Cysts [1463]; – (Condylomata) [1466]; – Fungus Hematodes [1465]; – Ganglion [1482]; – Gouty Nodes [1469]; – Paronychia [1478]; – Polyps [1479]; …
  • Hair, Falling out (+)
  • Healing Difficult (Slow) [1882]
  • Insects, Stings of [1757]
  • Nails (+)
  • Tetters (+) [1527]
  • Ulcers (+) [1592]
  • Veins: – Network [1339]; – Varices [1336]
  • Warts (+) [1886]
  • Wounds (+) [1903]

Sensaciones y Quejas – Piel y partes Externas:

– Erupciones en general () [1348]

– Crecimientos () – (Nevo) [1477]; – Quistes [1463]; – (Condilomas) [1466]; – Hongo Hematodes [1465]; – Ganglio [1482]; – gotosos nodos [1469]; – Paroniquia [1478]; – Los pólipos [1479]; …

– Cabello, Caída ()

– Curación difícil (lento) [1882]

– Insectos, Picaduras [de 1757]

– Uñas ()

– Herpes () [1527]

– Úlceras () [1592]

– Venas: – Red [1339]; – Varices [1336]

– Verrugas () [1886]

– Heridas () [1903]

Face – External Appearance: – Color (+); – Deep Wrinkles (+); – Eruptions (+ places) [198]; – Puffiness (+) [186]; …

Cara – Aspecto Externo: – Color (); – Profundamente Se arruga (); – Erupciones (sitios) [198]; – Hinchazón () [186]; …

 

Autor: Dr. Isidre Lara, con la colaboración del Dr. Alfredo Ballester de Valencia.

 

Dr. Isidre Lara, con la colaboración del Dr. Alfredo Ballester de Valencia.

El método homeopático a partir de las fuentes: Hahnemann y Boenninghausen

2hahnemann-boenninghausen

Las bases del método homeopático en la obra de Hahnemann

Revisión sucinta de la doctrina homeopática en el Órganon

Concepto de curación

Hahnemann insiste una y otra vez en que la curación de la enfermedad pasa por la desaparición de todos sus síntomas, de la totalidad sintomática (§8).

La totalidad sintomática es la imagen o cuadro completo de la enfermedad, teniendo en cuenta que es la imagen (Bild) reflejada al exterior de la esencia interior de la enfermedad, de la afección de la fuerza vital (§7), siendo lo único perceptible (§11, 14), y en lo único en que podemos basarnos para un diagnóstico seguro (§18); siendo la desaparición de todos los síntomas el resultado evidente de la curación (§12, 17).

Enfermedad aguda / enfermedad crónica

La única diferencia entre una enfermedad aguda y crónica es el tiempo de duración; no hay otras normas de tratamiento, por lo tanto se tratan igual.

en la enfermedad aguda los síntomas principales nos impresionan y se hacen evidentes a nuestros sentidos con mayor prontitud, y de ello que se requiera menos tiempo para completar el cuadro de la enfermedad…” (§82, 99).

En casos agudos graves, en que no hay tiempo para esperar a observar la evolución natural de la enfermedad sin tratamiento, se toman en consideración los síntomas del “cuadro completo en la condición actual”, resultado de la asociación de la enfermedad natural con la medicinal (§92).

En una enfermedad aguda la selección sintomática a realizar para elegir el remedio más indicado no conlleva tantas dificultades como en una enfermedad crónica, principalmente porque los síntomas son de inicio reciente y son suficientemente notables como para ser distinguidos del estado de salud o del estado de enfermedad crónica previo.

“…los síntomas y dolencias experimentados antes de ser medicado o con posterioridad de varios días a aquel en que dejó de tomar remedios dan la idea cabal y fundamental de la forma original de la enfermedad…” (§91), especialmente en casos crónicos, y que no requieren una urgencia de actuación.

No hay que mezclar síntomas de enfermedades diferentes (p. ej. un problema mecánico y un cáncer), hay que aplicar diferentes remedios para los diferentes cuadros clínicos, ya sea de forma alternante o sucesiva, según las necesidades del caso.

En las enfermedades crónicas debe prestarse especial atención a las mínimas peculiaridades, que suelen ser muy significativas, a las que los pacientes suelen estar acostumbrados por el tiempo de evolución (los llamados “síntomas accesorios”) (§95).

En las enfermedades crónicas la selección sintomática se hace más difícil, cuanto más tiempo de evolución y cuanto más tolerables son los síntomas. Las claves para la correcta selección sintomática residirían en considerar principalmente:

-la etiología o causa desencadenante, tanto más difícil de discernir cuanto más alejada en el tiempo;

-la sincronicidad en la aparición de los síntomas (concomitancia) o en las modificaciones de los síntomas, en especial los cambios en el estado de ánimo; así, síntomas comunes adquieren una importancia significativa por su agrupación con el síndrome patológico principal y se convierten en signos característicos de la enfermedad;

-las modalidades (de agravación y de mejoría); y

-el tropismo: tisular, de órgano, geográfico.

Toma del caso

  • 6. El parágrafo más importante de todos. Piedra angular de la toma del caso. Donde dice cómo hay que tratar un caso: sólo hay que fijarse en lo que ha cambiado. [“…los cambios en la salud del cuerpo y de la mente (fenómenos morbosos, accidentes, síntomas), que pueden ser percibidos por medio de los sentidos;…”]

Sólo puedes eliminar lo que ves ahora.

No establece diferencia entre enfermedades agudas y crónicas.

“…nota solamente las desviaciones del estado primitivo de salud del individuo ahora enfermo…”. Esto es una regla. No hay que tener en cuenta las enfermedades pasadas que actualmente no presentan síntomas, no se pueden tener en cuenta síntomas antiguos que ya no están presentes. Hay que considerar los síntomas que presenta el enfermo en la actualidad, el malestar del que se queja, no las enfermedades y los síntomas que ya no tiene, que tuvo en el pasado y que desaparecieron. Sólo se puede prescribir por el estado de salud actual, para los síntomas presentes.

  • 83

Sólo hay que fijarse en lo que es aplicable en cada caso.

Lo más importante es “sólo retendrá en su mente lo que es aplicable a cada caso individual”. “Ausencia de prejuicio” puede significar también lo mismo, no tomando como referencia casos patológicos similares anteriores tratados con buen/mal resultado; que la experiencia previa no condicione la conducta terapéutica presente.

La segunda cosa es “trazar el cuadro de la enfermedad” (§83, 84, 104).

  • 104

Lo único que hay que saber es qué es lo que ha cambiado.

El 90% del trabajo consiste en tomar los síntomas correctamente.

El 10% restante es valorar lo que es importante y seleccionar los síntomas esenciales que representan la enfermedad en su totalidad para la selección medicamentosa.

 

Análisis del caso: tipos de síntomas, componentes del síntoma

Los síntomas fiables para el diagnóstico homeopático son los propios de la enfermedad en su evolución natural, sin modificar por efectos farmacológicos, por ello se recomienda tomar en consideración la enfermedad exenta de cualquier tratamiento (§91, 192), excepto en casos urgentes (§92).

El cuadro completo de la enfermedad incluye los síntomas comunes (generales) y los síntomas característicos (§102, 153).

Hay que tratar los síntomas sin preocuparse por el diagnóstico de la enfermedad.

“…debemos tener en cuenta principal y únicamente los signos y síntomas del caso patológico, más notables, singulares, extraordinarios y peculiares (característicos); porque estos son principalmente los que deben corresponder con los muy semejantes en la lista del medicamento elegido, para que éste constituya el más apropiado para realizar la curación.”     (§153)

“…, entre los agentes medicinales, invariablemente debe merecer la preferencia, en cada caso de enfermedad, aquel que corresponda más exactamente, por similitud, a la totalidad de los síntomas característicos…” (§258)

( –el subrayado es nuestro-)

Lo característico es lo representativo de algo de forma indudable.

Los signos y síntomas característicos de la enfermedad y a la vez de un remedio (§154). Y los del remedio se conocen mediante los provings (§21).

Es algo que define la enfermedad (el estado de enfermedad, no el nombre) y el remedio. P.ej. la esfinge y las pirámides son características, peculiares, de Egipto. Hay que caracterizar (el estado de) la enfermedad y el remedio. Algo que ha cambiado, se ha alterado, respecto al estado previo de salud.

Los síntomas se caracterizan principalmente por sus modalidades, de agravación y mejoría, por su especial combinación (§102), por su etiología (§93) y por aquellos que se refieren a la alteración mental, emocional y del estado de ánimo (§212, 213, 220).

Un síntoma característico puede encontrarse en:

  • Cualquier expresión individual de enfermedad
  • En una combinación de localización, sensación y modalidades
  • Sólo en Modalidades
  • En generales
  • En específicos
  • En expresiones concomitantes no relacionadas con la queja principal

RARAMENTE se encuentra sólo en las localizaciones.

Sólo se puede tratar:

  • Lo que está presente, lo que es actual; y
  • Lo que supone o se expresa como un cambio del estado previo.

Con pocos síntomas característicos puede ser suficiente (§164), siempre que configuren el cuadro completo de la enfermedad.

Boenninghausen resume mnemotécnicamente los siete aspectos que son necesarios conocer para tener una imagen completa de una enfermedad, es decir, para conseguir la totalidad sintomática (§7, §16), utilizando un hexámetro del siglo XII que usaban los teólogos escolásticos para determinar la gravedad de un pecado: “Quis? Quid? Ubi? Quibus auxiliis? Cur? Quomodo? Quando?”. Boenninghausen considera los dos últimos aspectos como los más importantes.

Componentes de los síntomas:

localización/sensación/modalidades/concomitantes (Boenninghausen)

Con esta tetralogía Bönninghausen describió el caso completo (la imagen completa de la enfermedad).

El concomitante es otro síntoma que completa la imagen. Si nos centramos en ese otro síntoma, podemos elaborar otro síntoma completo (con su localización, sensación y modalidades).

Los síntomas tienen que ser considerados con esos 3 componentes: sensación, localización y modalidades.

El problema es que, tanto en los provings como en los pacientes clínicos, los síntomas aparecen con frecuencia incompletos. En los provings lo más experimentado son las modalidades, luego las sensaciones y finalmente las localizaciones.

También las mismas sensaciones, y especialmente las modalidades, se encuentran con frecuencia en diferentes localizaciones corporales, no se limitan a un sola localización o sistema, por lo que la localización es lo menos seguro, porque puede surgir en cualquier parte del cuerpo.

Los rasgos más característicos de los síntomas son transferibles a otras localizaciones y pueden usarse para completar los detalles que faltan o los síntomas que están menos descritos.

Lo único de un caso se encuentra a menudo en la combinación particular de síntomas.

El aspecto más importante son las modalidades.

La sensación suele estar en relación al lugar y a la naturaleza del problema, pero las modalidades se refieren a la especial naturaleza del problema.

Abstracción (extrapolación) y Recombinación – base del diagnóstico homeopático y del T.P.B.

Boenninghausen, y ya Hahnemann, abstrajo las modalidades y las recombinó con otros síntomas para hacer una síntesis de los síntomas característicos de un remedio, y así nos liberó de la falta de provings y de la escasez de conocimientos médicos.

Las características de un síntoma, por analogía, pueden aplicarse a todos los demás síntomas, aunque no hayan sido experimentadas en todas las localizaciones posibles.

Ya Hahnemann, en los provings, observó que la descripción (el nombre) de la localización de los síntomas podía variar según el dialecto alemán de los experimentadores (p.ej., Fuß (“pie”) en una zona de Alemania significa estrictamente “pie”, mientras en otra zona se refiere a una parte más alta de la pantorrilla).

Los síntomas completos que se presentan en los provings raramente aparecen en la clínica, por ello es razonable lo que hizo Boenninghausen de cortar los síntomas, abstrayendo las características. El síntoma completo es una recombinación de características.

Importancia de los síntomas mentales. Diferencias con el método de Kent

Actualmente en muchas escuelas, se enseña que los síntomas mentales son los más importantes, hasta el punto que los físicos son sólo confirmatorios.

  • 210-230, donde se tratan las enfermedades mentales y emocionales:

Investigando la historia, el Dr. Gary Weaver se dio cuenta que Hahnemann, en la época en que escribió estos párrafos, estaba tratando muchos enfermos mentales, con psicosis.

“…en todos los casos de enfermedad que debamos curar, el estado anímico del paciente es de particular importancia junto a la totalidad de los síntomas,…” (§210)

El §211 se analiza fuera de contexto. Kent fue quien desvió la Homeopatía, analizando este parágrafo de forma equivocada.

“…el estado de ánimo del paciente con frecuencia determina principalmente al remedio homeopático que será seleccionado, dado que es un síntoma decididamente característico,…” (§211)

En este caso, Hahnemann se está refiriendo a las enfermedades mentales, no a cualquier enfermedad.

“…, la alteración del estado de ánimo y de la mente,…” (§212)

Hahnemann sólo tiene en cuenta la disposición mental si cambia (“…cambios en el estado de ánimo y de mente…” (§ 213)

Un síntoma emocional sólo se puede utilizar si cumple los criterios del § 153: tiene que ser a la vez, característico del nuevo estado (es decir, debe haber cambiado), y característico de un remedio.

Lo que no sea característico no hay que tenerlo en cuenta (§ 153). P. ej. para utilizar un síntoma como el miedo tiene que mostrar algo peculiar, p.ej. siendo multimillonarios, no ser capaz de gastar dinero para comprar objetos baratos.

Según Hahnemann, pues, un síntoma mental tiene que ser perceptible sin lugar a dudas, sin interpretaciones. Striking (notable) significa que es evidente, indudable.

No podemos dar un remedio basándonos en un estado mental, que puede ser una reacción emocional totalmente normal dada la circunstancia (p.ej. un paciente que llora al darle la noticia de que tiene cáncer).

Con los síntoma mentales, al igual que con otros síntomas, ocurre que los remedios producen una reacción primaria, apareciendo luego la reacción secundaria del organismo. También hay remedios que son capaces de producir efectos mentales contrarios.

Los síntomas mentales son los más peligrosos si se interpretan mal. En el repertorio de Boenninghausen sólo hay 18 rúbricas relacionadas con estados mentales; la razón es porque raramente se prescribe basándose en un síntoma mental sino en un estado mental global; aunque está compuesto de síntomas lo que cambia es todo un estado (mental), p.ej. la gente con tendencia suicida es todo su estado mental que cambia para llegar a ese impulso suicida.

Los estados que nos van a ayudar a prescribir son una desviación clara y evidente del estado normal.

“…captar la totalidad de los fenómenos, tanto de aquellos que pertenezcan a los síntomas corporales como, y muy en particular, los que pertenezcan al síntoma principal que es el estado de ánimo y de mente peculiar y siempre predominante, cuyo carácter preciso es necesario comprender cabalmente…” (§217) ( –subrayado nuestro-)

Aquí, Hahnemann, de nuevo, está comentando la forma específica de abordar las enfermedades mentales.

  • 224. Tto. del estado mental alterado por la palabra y consejos, que si no funciona indicará que realmente existe una enfermedad mental.
  • 77. Enfermedades por malos hábitos, que no son realmente enfermedades crónicas.

¿Qué es un síntoma característico? Es el que caracteriza la enfermedad y el remedio. Los síntomas mentales no caracterizan. Hahnemann decía que hay que conocer la disposición del paciente (sexo, profesión, actitud general) (§5); si hay un cambio en su disposición puede considerarse síntoma, si no no.

El observador exento de prejuicios…toma nota exclusivamente-…-de los cambios en la salud del cuerpo y de la mente (fenómenos morbosos, síntomas) que pueden ser percibidos externamente por medio de sus sentidos;…” (§6)

Un rasgo de personalidad muchas veces viene dado por el ambiente, y no hay remedio que lo cambie.

No hay que confundir la personalidad con la patología (mental).

Si analizamos el repertorio de Kent, conociendo las ideas de Swedenborg sobre la estructura mental del ser humano (voluntad, entendimiento, memoria), vemos la coincidencia de situar el capítulo Mental en primer lugar, y cuando se tratan los Generales, se enfatizan los deseos y aversiones (es decir, otra vez la expresión física de la voluntad, que vuelve a ser Swedenborg).

Lo más crucial es que nuestros instrumentos no están basados en las reglas descritas por Hahnemann (repertorio de Kent).

Seguimiento del caso

Durante el tratamiento, cuando desea averiguar cuál ha sido el efecto del medicamento y qué cambios se han realizado en el estado del paciente, solo necesita borrar, después de un nuevo examen, de la lista de síntomas anotados en la primera visita, los que se hayan mejorado, marcar los que aún persisten y añadir cualesquiera otros nuevos que hayan sobrevenido.” (§104)

Historia de los repertorios

  • HAHNEMANN (1817): 1er. Repertorio histórico utilizado. 1º de los dos “diccionarios de síntomas” que hizo a mano; también utilizó la copia a mano del repertorio de Jahr, y   después el de Boenninghausen.
  • RUCKARK (1822-1830): 2º Repertorio histórico manuscrito, encargado por Hahnemann.
  • WEBER (1830): Repertorio compilado en alemán.
  • JAHR: 2º autor relevante que preparó un Repertorio, aunque editado posteriormente al de Boenninghausen. Repertorio alfabético-sistemático de la Materia Médica Homeopática (1835), supervisado por Hahnemann. Realizado a partir de los 2 de Boenninghausen pero introduciendo 8000 errores, publicado por Hering, con una revisión posterior que introdujo más errores.
  • BOENNINGHAUSEN: 3er. autor relevante que preparó un Repertorio.
    • Repertorio publicado (en alemán): Repertorio de Medicamentos Antipsóricos (1832), con prefacio de Hahnemann (ref. nota al §153 del Organon).
    • Repertorio de Medicamentos no antipsóricos (1835).
    • Manual terapéutico para médicos homeópatas (1846), que agrupa los dos repertorios anteriores junto a La Relación relativa de los medicamentos homeopáticos (1836). Traducido por T.F. Allen del alemán al inglés: Boenninghausen’s Therapeutic Pocket Book (1935).
  • HERING: 1er. Repertorio publicado en inglés: Repertorio analítico de los síntomas de la Mente (1838), basado en el repertorio de Boenninghausen, revisado, corregido y evitando el exceso de generalización.
  • LIPPE, Constantine: Repertorio de los síntomas más característicos de la Materia Médica (1880), basado en los Síntomas Guía de Hering, en el repertorio de Boenninghausen y otros; y muy usado por Kent.
  • KENT, James Tyler: Repertorio de la Materia Médica Homeopática, 1ªed. (1897), 2ªed. (1908), 3ªed. (1924), 4ªed. (1935), 5ªed. (1945), 6ªed. (1957); la 3ª edición fue la última manuscrita por Kent mismo y la de mejor calidad; las tres siguientes, editadas por sus seguidores y su mujer incorporan pocas variaciones. Después de estas ediciones americanas, se han editado varias ediciones en la India (1961), que contienen muchos errores. Kent siguió el esquema del repertorio de Lippe. Agrupó todos los repertorios anteriores, sin revisarlos, también el Therapeutic Book de Boenninghausen y el de Boger. Contiene 591 medicamentos.
  • BOGER: Los característicos y el repertorio de Boenninghausen (1905), que incluye en un volumen las obras maestras de Boenninghausen, en especial todas las referencias relativas al repertorio.

Tiene que haber una metodología para usar un repertorio.

Las rúbricas generales de Kent son las de los dos tomos de Boenninghausen, añadiendo después el resto de información para crear las subrúbricas; en ese aspecto es útil.

Repertorio de Boenninghausen: Boenninghausen Theurapeutische Taschenbook

Boenninghausen redactó tres repertorios sucesivos:- el primero, Repertorio de Medicamentos Antipsóricos (1832), fue el primer repertorio homeopático publicado (en alemán), con prefacio de Hahnemann (la referencia en la nota al pie del parágrafo §153 de la 5ª edición del Órganon se refiere a éste); -luego realizó el Repertorio de Medicamentos no antipsóricos (1835);-y, por último, por consejo del propio Hahnemann, agrupó los dos repertorios anteriores en uno, el Manual terapéutico para médicos homeópatas (1846), que incluía también La Relación relativa de los medicamentos homeopáticos (1836), conocido posteriormente en su versión inglesa como el Therapeutic Pochet Book. Este repertorio ha sido traducido de nuevo (al inglés y al español) del alemán original, revisado y rehabilitado por varios autores contemporáneos, en versiones digitales. Existe, además, una única traducción al español, de la edición francesa de 1976, realizada anteriormente pero de escasa difusión hasta ahora.

Hahnemann aprobó totalmente el repertorio de Boenninghausen, que además parece ser que utilizó en su práctica profesional, tal como queda reflejado en el elogio explícito que hizo de él (en la nota al pie del §153 de su magna obra el Órganon del Arte de Curar).

El Manual terapéutico para médicos homeópatas de Boenninghausen era el repertorio más usado a finales del siglo XIX, pero fue cayendo en desuso a raíz de la popularidad del repertorio de Kent, aunque el mismo Kent reconoció haberlo usado.

Presentación en el Colegio de Médicos de Valencia, el 7 de febrero de 2015. Organizado por la Sección Colegial de Medicina Naturista, Acupuntura y Homeopatía, bajola dirección del Dr. Alfredo Ballester Sanz.

Medicina homeopática, simplemente Medicina

Un hito crucial en la evolución del pensamiento médico y la terapéutica, se produjo hace dos siglos: el descubrimiento de la relación que debía existir, para la curación de las enfermedades naturales, entre el estímulo curativo y la enfermedad (la ley terapéutica de la similitud, aspecto particular de la ley general de analogía).

Hasta entonces habían convivido en la práctica médica dos sistemas de tratamiento, el empirismo terapéutico, cuyo origen tradicional se pierde en la noche de los tiempos, y los métodos racionalistas basados en teorías etiopatogénicas, como la famosa teoría humoral hipocrática. Pero la Historia no ha sido suficientemente agradecida con el Dr. Samuel Hahnemann, cuyo descubrimiento fue duramente atacado en su tiempo y pasó a ocupar un lugar anecdótico en los textos de Historia de la Medicina, siendo todavía en nuestra época objeto de ignorancia y escarnio. Los motivos de esa marginación son complejos, y su aclaración  está pendiente de estudios más exhaustivos.

Desgraciadamente, ni la Medicina Naturista ni la Medicina occidental convencional han sabido aprovechar la genial aportación del sabio de Meissen, y aún se devanean entre el empirismo terapéutico y las teorías etiopatogénicas. La primera tiene sus dificultades para avanzar, excesivamente anclada en sus raíces hipocráticas y acumulando técnicas diagnósticas y terapias poco agresivas sin un criterio demasiado definido; mientras que la segunda va desbocada hacia un futuro tecnológico-ortopédico, en el que la panacea se vislumbra siempre en el recambio de la pieza defectuosa (sea hueso, víscera…o gen) y permanentemente obsesionada por la detección y destrucción de los microorganismos potencialmente patógenos (teoría microbiana).

Se conocen pocas teorías médicas que hayan superado la prueba inexorable del paso del tiempo, y sin embargo la singular aportación de Samuel Hahnemann, a pesar del rechazo y el oscurantismo que padeció, ha permanecido inalterable manteniendo la originalidad y frescura propias de las ideas demasiado anticipadas para ser comprendidas en su época. Los descubrimientos de Hahnemann han despertado y siguen despertando el interés de muchos y grandes médicos en todo el mundo que tienen como misión principal restablecer la salud a sus enfermos, es decir, lo que se llama curar.

Durante este siglo se ha producido un gran avance de las ciencias teóricas, se han enunciado nuevas hipótesis en distintas ramas de la investigación científica: Física cuántica, Teoría General de Sistemas, Teoría de los Fractales, Morfogénesis, Holografía, etc., teorías que ponen en entredicho y cuestionan las propias bases y axiomas fundamentales de las ciencias a las que hacen referencia. Pues bien, la Homeopatía converge en esa encrucijada del pensamiento occidental más avanzado y radical que conduce a la concepción de un nuevo paradigma, a una nueva forma de ver el mundo. A las puertas del siglo XXI, la Ciencia, y en particular la Medicina, debe desprenderse irremediablemente de las ideas mecanicistas y reduccionistas , ideas decimonónicas ya caducas, que la medicina académica persiste en mantener a pesar del fracaso evidente de la farmacoterapia en las enfermedades crónicas, del aumento alarmante de la iatrogenia y de la transformación degenerativa de la patología.

El futuro exige una  medicina que, en vez de aferrarse a esas concepciones erróneas, respete los ciclos biológicos, se adapte al ritmo de la Naturaleza, estimule los mecanismos de homeostasis y autorregulación, acelere y oriente adecuadamente los procesos espontáneos de curación, y acepte el nacimiento y la muerte como el principio y el final de un proceso de incumbencia no exclusivamente médica. La medicina del mañana no tratará órganos por separado sino organismos vivientes, complejos sistemas cibernéticos de funcionamiento autónomo y con capacidad de auto-reparación tisular. El médico deberá enfrentarse no a objetos de estudio y tratamiento, a cosas ajenas a él, sino a sujetos sufrientes, a personas enfermas, a múltiples espejos de sí mismo. El médico deberá reasumir su función sagrada de desvelador, de descifrador del sufrimiento profundo del hombre. El médico se habrá de convertir de nuevo en el modesto servidor de la vis medicatrix naturae hipocrática, del prana de los hindúes, del chi de los taoístas, de la fuerza vital hahnemanniana; así recuperará su rango de siervo de la vida, y la Medicina su categoría de arte de curar.

La medicina homeopática se encamina hacia ese porvenir siendo simplemente una medicina profundamente comprometida con el ser humano y consciente del delicado y a la vez complejo papel que le corresponde, de intermediaria entre la potencia curativa y el enfermo, sabiendo que su función radica en poner en manos del enfermo los recursos terapéuticos para que de la forma más rápida, más suave y más duradera lo conduzcan hacia la curación de sus males y de su sufrimiento, es decir, que lo curen. Y cuando la curación sea imposible, que al menos disminuyan el sufrimiento sin mermar la conciencia de ser humano.

Editorial del número 28-29, Invierno-Primavera 1992, de la revista Natura Medicatrix, monográfico de Homeopatía: Medicina homeopática: una medicina para el ser humano. Barcelona.

Autor: Dr. Isidre Lara, coordinador, junto con el Dr. Josep Mª Queralt, de dicho monográfico.