Rebuscando en las fuentes de los repertorios

Hahnemann, en el Órganon, hace referencia a los repertorios de Boenninghausen, en la nota al parágrafo 153, parágrafo donde trata específicamente de los síntomas característicos, los únicos síntomas que hay que tener en cuenta para la prescripción. En la 5ª edición del Órganon (1833), elogia el primer repertorio de Boenninghausen, el Repertorio de medicamentos antipsóricos (1832), y en la 6ª edición se refiere ya al Manual terapéutico para médicos homeópatas (1846) –el llamado Pocket Book en inglés, o Taschenbuch en alemán-, tercer repertorio que agrupa en un solo repertorio el primero sobre los medicamentos antipsóricos, y un segundo, el Repertorio de medicamentos no antipsóricos (1835).

En la nota al parágrafo 153 del Órganon, leemos:

El Dr. Von Boenninghausen ha prestado un gran servicio a la Homeopatía con la publicación de los síntomas característicos de los medicamentos homeopáticos y su Repertorio, lo mismo que el Dr. J.H.G. Jahr con su manual de síntomas principales.[i]

Queremos recalcar aquí algo que quizás ha pasado demasiado desapercibido: los repertorios de Boenninghausen recogen únicamente síntomas característicos de los medicamentos homeopáticos, no cualquier síntoma patogenético (de experimentación pura) o curado clínicamente. No es casualidad, pues, que Hahnemann comente sobre ellos en el parágrafo 153, parágrafo por excelencia donde describe el tipo de síntomas, que apoda característicos, que hay que tener “principal y casi exclusivamente” en cuenta para el diagnóstico homeopático.

Kent llamó a su repertorio Repertorio de la Materia Médica Homeopática. Se sabe que para su confección se basó en todos los repertorios anteriores, empezando por los de Boenninghausen[ii], Jahr[iii], principalmente el de Constantine Lippe, Repertory to the More Characteristic Symptoms of the Materia Medica (1880) y el de Edmund J. Lee, Repertory of the Characteristic Symptoms, Clinical and Pathogenetic, of the Homœopathic Materia Medica (1889)[iv]. Como vemos, todos ellos, desde sus títulos, se refieren a síntomas característicos de la materia médica homeopática, excepto precisamente el de Kent, que obvia ese calificativo –no sabemos si por obvio o por inexacto-.

Esto significa que los síntomas recogidos en los repertorios homeopáticos en general son sólo los síntomas característicos de los remedios homeopáticos, no todos los síntomas que aparecen en las experimentaciones. Pues, siguiendo el parágrafo 153 del Órganon, esos son los únicos síntomas útiles de cara a la prescripción.

¿Todos los síntomas que recoge Kent en su repertorio son característicos de los remedios relacionados? ¿Y todas las rúbricas y subrúbricas de los modernos repertorios informatizados, ampliaciones del Kent, son síntomas característicos de las patogenesias de los remedios referidos?

Veamos algunos ejemplos.

Boenninghausen, bajo la rúbrica Ansiedad (Miedo) coloca 69 remedios, con 4 grados diferentes. Kent separa 2 rúbricas diferentes: Ansiedad con 201 remedios y Miedo con 143 remedios, con 3 grados diferentes. En el repertorio Synthesis, la rúbrica Ansiedad agrupa 691 remedios, con 3 grados diferentes, y la de Miedo 684 remedios, con 4 grados diferentes. ¿Boenninghausen y Kent se refieren a lo mismo? ¿Por qué hay tanta divergencia de información? ¿Sólo es porque Kent añade más información a la que ya tenía Boenninghausen?

De los 69 remedios que aparecen en Boenninghausen, 58 aparecen en ambas rúbricas en el Kent. De los 11 restantes, 9 aparecen sólo en Ansiedad. Y, curiosamente, hay 2 remedios que no aparecen en ninguna de las dos rúbricas del Kent, que son M-arct. y M-aust., aunque sí en el Synthesis, procedentes de Boenninghausen, Jahr y Allen. Los grados coinciden en 43 remedios en algunas de las dos rúbricas, raramente en ambas.

La primera conclusión que se hace evidente es que ambos autores han seguido criterios diferentes para introducir los remedios en las rúbricas y para graduarlos, base de la disparidad de resultados, además de que no toda la información de los repertorios precedentes está incluida en los subsiguientes.

Empezaremos la búsqueda por los dos remedios que aparecen en la rúbrica de Boenninghausen y, en cambio, no aparecen en ningunas de las dos del Kent: Magnetis polus arcticus y Magnetis polus australis. Ambos remedios aparecen en la Materia Medica Pura de Hahnemann y en la Materia Médica de los Nosodes (1910) de Henry Allen.

En esta última obra, en el apartado de ‘Mente y carácter’ de Magnetis polus arcticus, aparecen 5 síntomas con referencias claras al estado de ansiedad generado tras su aplicación experimental:

1.- Ansioso, desalentado, inconsolable; se reprocha a sí mismo.

2.- Cesaba el sueño a las tres de la noche y él se ponía ansioso; volvíase cuidadoso acerca de su salud, como si se hallara enfermo de peligro; volvíase hipocondríaco y decía de mala gana toda palabra que se veía él obligado a proferir.

3.- Solicitud exagerada, excesivamente escrupulosa.

4.- Obra como si estuviera él asustado y tímido (inmediatamente).

5.- Escrupulosidad ansiosa (inmediatamente).

De Magnetis polus australis se recogen dos síntomas:

1.- Falta de alegría; está amilanado, como si se hallara solo, o como si le hubiese acontecido alguna cosa mala, por espacio de tres horas.

2.- Inconstancia de la mente; el enfermo es incapaz de fijar sus ideas; las cosas parecen revolotear de un lado a otro delante de sus sentidos; sus opiniones y resoluciones son inconstantes, lo cual ocasiona una especie de angustia y malestar mental.

Hay, al menos, 16 remedios que no están en Boenninghausen y aparecen en grado 3 al menos en una de las dos rúbricas consideradas del Kent. Veamos algunos de ellos: Arg-n., Ars-i., Cact., Calc-p., Camph. Cann-i., Carbn-s., Iod., Kali-ar., Kali-p., Kali-s., Mez., Nat-act., Psor., Sec. Sólo en pocos remedios de los que Hahnemann experimentó, el síntoma ansiedad está claramente presente en las patogenesias (Arg-n., Camph., Cann-i.). Puede derivarse de ello que el síntoma no aparece en el repertorio de Boenninghausen porque hasta la fecha de su confección ese síntoma del remedio en cuestión no era conocido todavía. Pero, ¿por qué esos tres remedios en los que sí aparece el síntoma en la patogenesia, no viene registrado en el repertorio de Boenninghausen?

La Materia Medica Pura de Hahnemann dice respecto a Argentum nitricum un solo síntoma que remite a ansiedad: “Anxiety that compels him to walk quickly.”, al igual que para Cannabis indica: “Mind anxious.” En Camphora, en cambio, (siendo la excepción) encontramos alguno más: “Anxiety”, “Very great anxiety”, “She tosses about anxiously in bed, with constant weeping”.

Es muy probable, y humanamente comprensible, que Boenninghausen no tuviera tiempo de registrar todos los síntomas característicos de los remedios que incluye en su repertorio. Ya con lo que hizo en su época fue una labor titánica. Es razonable, pues, que se olvidara alguno, aunque lo más probable es que no fuera simplemente un olvido sino el no darle la categoría suficiente de característico al síntoma en ese remedio.

Otra cosa curiosa. Algunos remedios que aparecen en la rúbrica general Ansiedad (Miedo) del Boenninghausen, luego en el Kent sólo aparecen en una de las dos. No sé da en muchos casos. En especial, en Arn., Cycl., Ambr. y Canth. En todos ellos, Kent los reseña en su rúbrica Ansiedad, pero no en la de Miedo. En la Materia Medica Pura de Hahnemann podemos leer de Arnica, aparte de síntomas claramente de ansiedad, otros que hacen pensar más bien en miedo: – “Fright and starting at unexpected trifles.”, – “Fears; anxious dread of coming evil”.

Seguramente estas discrepancias, algunas más importantes que otras, las podríamos observar en todas las secciones del repertorio.

Vamos a analizar otro síntoma: otorrea.

En Boenninghausen: “Parts of the body and organs – Ears – discharge from the ears”, 40 remedios.

En Kent: “EAR – DISCHARGES”, 92 remedios.

De los 40 remedios de Boenninghausen, 3 no aparecen en el Kent: Croc., M-ambo., Mosch. En la Materia Medica Pura de Hahnemann, en Magnetis poli ambo, encontramos un solo síntoma relacionado: “A quantity of mucus escapes from the eyes, nose, and ears.” En Moschus no encontramos ninguno. Crocus, que no fue experimentado por Hahnemann, tampoco presenta dicho síntoma en la Enciclopedia de Allen ni en el Diccionario de Clarke. ¿De dónde los sacó Kent? Vienen muchas dudas de cierta información incorporada en el repertorio de Kent, de la que no es posible encontrar las fuentes.

Analicemos ahora un síntoma que, en principio, según Hahnemann en el parágrafo 153, es un síntoma “más genérico e indefinido”: pérdida de apetito.

En Boenninghausen: “Parts of the body and organs – Hunger and thirst – appetite; loss of”, con 115 remedios (de los 127 que incluye todo el repertorio).

En Kent: “STOMACH – APPETITE, – wanting”, con 203 remedios.

Es de esas rúbricas, como muchas que existen en el Kent, que se consideran inservibles por el exceso de remedios en ellas, siguiendo el método de Kent.

Con el método de Boenninghausen, se introduce otra variable, que puede hacer que un síntoma común como éste se convierta en característico por la combinación característica con otros, por lo tanto sí que puede ser útil en algunos casos.

De los 115 remedios que aparecen en Boenninghausen, llama la atención que algunos no aparecen en Kent: Ruta (con grado 3), Clem., Hell., M-ambo., M-aust., Rheum, Rhod., Sars., Sel. (con grado 2), y 16 más con grado 1.

Ruta, en la Enciclopedia de Allen, presenta 2 síntomas: “Little appetite for dinner” y “Little appetite (second day)”. En la Materia Medica Pura de Hahnemann no hemos encontrado ningún síntoma relacionado.

¿Por qué Kent descartó esos 25 remedios que figuraban en el Boenninghausen?¿Quizás porque a ese síntoma no le daba un valor especial, y, por lo tanto, no se entretuvo demasiado en comprobaciones? ¿Por qué no aparecían en Hahnemann? ¿Por errores en la transcripción de la información? La cuestión es que un síntoma aparentemente tan común, en un caso dado, puede ser clave en combinación con otros síntomas, conformando una agrupación característica del remedio.

Con esta pequeña muestra hemos querido señalar la importancia de revisar y cotejar la información semiológica de la que disponemos y que utilizamos en la práctica diaria, y animar a que, frente al incremento de la cantidad de síntomas que se incorporan a los modernos repertorios, se evalúe con rigurosidad la calidad de dichos síntomas, aspecto que pasa ineludiblemente por recuperar sus fuentes originales, haciendo una selección de la semiología repertorial en base a criterios homeopáticos estrictos.

Notas:

[i] Hahnemann, Samuel.- Organon de la Medicina (6ª ed.), §153, nota. Ed. Albatros. Buenos Aires, 1978.
En la 5ª edición del Órganon (1833) sólo se refiere a Boenninghausen: “M. De Boenninghausen ha hecho un gran servicio a la homeopatía, en su Exposición de los síntomas que caracterizan los medicamentos antipsóricos.” Hahnemann, Samuel.- Organon del Arte de Curar. Miraguano Eds. Madrid, 1987.
[ii] Según el propio Kent (Repertory of Homœopathic Materia Medica, 1897, Foreword) su repertorio incluye información tomada, indirectamente, del Bönninghausen’s Therapeutisches Taschenbuch. Indirectamente, porque hay que recordar que Kent no hablaba ni leía alemán, por lo que, para su compilación repertorial, tuvo que basarse sólo en las obras inglesas: Stapf (1846), Okie (1847), Hempel (1847), Laurie (1847) [a partir de la francesa de 1847 de Roth], T.F.Allen (1891).
[iii] A.G.Hull tradujo la 3ª edición del Handbuch de Jahr (publicado en francés solamente, como Nouveau Manuelle…, en 1840) al inglés en 1841, que pasó a conocerse como el Jahr de Hull, viendo numerosas ediciones. Probablemente este trabajo fue el que usó también Kent para compilar su repertorio.
[iv] Parece ser que el mismo Lee declaró que su repertorio debía ser considerado como la segunda edición del repertorio de C. Lippe.
Anuncis